Ne paniquez pas

Kiko Vega

¿Y para cuándo un juego de fútbol realmente bueno?

Gazza

PES y FIFA, expertos en tocar los huevos.

Estoy hasta los huevos. Desde mi más tierna infancia he jugado a todos los videojuegos de fútbol habidos y por haber. Creo que el primero fue Nintendo World Cup, que demostraba que se podía jugar durante horas a un (no) simulador de fútbol con música de ocho bits. Después, muchos más: Super Soccer, Striker (con el añadido del molón fútbol sala tróspido sin fueras de banda), Sensible Soccer (uno de los más grandes, aunque el balón fuera del tamaño de una pelota de Nivea),  Libero Grande, PcFútbol (todos éramos mánagers)… la lista es infinita. Recreativas, Neo Geo, 16 bits, 32 bits, 64 bits… ISS y Fifa ya competían entonces, y casi siempre ganaba Konami. A pesar de los nombres de mentirijillas, la saga era más divertida, grande, espectacular y abierta.

El paso de los años hizo mella en nuestros deseos y pensamientos. Por entonces, sólo podíamos soñar con los juegos deportivos que nos iba a brindar el futuro. Y, ahora, en el tramo final de 2015, seguimos esperando.

Los tiempos cambian, las máquinas son más potentes que nunca y las diferencias entre fútbol real y un partido a la play apenas tienen diferencias. Al menos a los ojos.

Otra cosa es la sensación que los dos nuevos títulos desprenden. Son cuatro años seguidos apostando por EA (entre medias he probado también a la competencia, claro), y son cuatro años repitiendo sensaciones tras unos cuantos partidos: rabia, impotencia y dificultad para retener las lágrimas en los globos oculares.

Ni uno ni otro, ni PES ni FIFA, están a la altura.

Cada uno a lo suyo

Empecemos por Konami. Nuevo motor gráfico, licencias oficiales de torneos europeos, nuevas mecánicas y físicas clavadas a las reales. Aunque en ocasiones peque del mismo (grave) problema que su competidor (luego lo veremos), lo que no es lógico es vender un producto con licencia oficial de determinado torneo… pero no de los equipos que lo forman. Parece que el error tendrá un parche que solucionará el detalle, pero es que entonces estamos ante un juego (otro) que ha salido a la venta antes de tiempo. Incompleto. No puedes sacar un simulador de fútbol sin los equipos ingleses licenciados. Esa cagada monumental se compensa con un mejor y más inteligente planteamiento de inteligencia artificial. Si un equipo juega al patadón, jugará al patadón. Eso sí, el modo mánager sigue siendo una de las mayores basuras del nuevo siglo. Es insoportable y de cero credibilidad.

Vamos con el que problema, parece que insalvable, de FIFA: el Granada, el Betis, El PSG, el ManU o el Alcorcón pueden darte un susto, pero no bordar el tiki taka como si fueran los Harlem Globetrotters del fútbol. Por ahí no paso. Es desesperante enfrentarse a cualquier equipo del mundo y que se caguen en tu cara. Y eso no puede ser. ¿Tan difícil es repartir un poco los patrones de juego de cada equipo? ¿No puede haber un equipo que juegue por bandas? ¿Otro que busque centros al 9? ¿Otro que quiera tener la posesión sin perder la capacidad de avanzar? No sé, todos los años pico, pago y nunca veo solucionados esos problemas. ¿Por qué no una fusión de ambos y, entonces sí, hacer de una puta vez el mejor videojuego de fútbol de todos los tiempos? Y lo más preocupante: o la prensa especializada miente o no existe en ninguna redacción una persona que realmente ame el deporte rey.

Hartito me tenéis.

Kiko Vega • September 28, 2015


Previous Post

Next Post

Leave a Reply

Your email address will not be published / Required fields are marked *