Ne paniquez pas

Kiko Vega

Portada de Eye to Eye

Suena 2021

Un año antes de que esos timadores australianos llamados Jet destruyeran la reputación ozzie con sus desesperadas canciones en busca de una campaña publicitaria a la que acompañar, The Datsuns habían ofrecido un fantástico debut mucho más honesto, cercano y cálido.

Aquel disco que arrancaba como lo hacían las leyendas de los 70 dejó un buen recuerdo en los fans. Su siguiente trabajo, producido por el Led Zeppelin y jefe de máquinas John Paul Jones, era otro estupendo pelotazo mucho más depurado y trabajado. Luego algún que otro temarral en sus siguientes trabajos, pero ninguno de ellos redondo. Hasta ahora. Eye to Eye es The Datsuns a pleno rendimiento con la más homogénea colección de canciones de su carrera y un sonido que lo sitúa quince años en el pasado de la banda y casi medio siglo en el del rock.

Es normal que Eye To Eye suene como el trabajo más dedicado (y delicado) de la banda. El álbum ha necesitado tres años para completarse con un proceso que arrancó en 2016 y se completó en 2019. Con la llegada de la panademia, el lanzamiento se retrasó posteriormente casi dos años. Grabado en en Auckland y mezclado en Estocolmo, hogar de Dolf de Borst. Con el bajista y líder en Suecia, y el resto de la banda haciendo lo propio en dos ciudades distintas de Nueva Zelanda, el disco ha sido un proyecto de amor y fe. Y se nota. Se escucha. White Noise Machine o Moongazer suenan como nunca antes lo habían hecho, pero cuando hemos llegado a esa pista ya nos hemos comido su arranque más potente en quince años. Posteriores castañazos como Raygun o el juguetón single Suspicion (lo que podrían haber sido los Arctic Monkeys de no haber seguido la ruta opuesta) nos preparan para un cierre por todo lo alto en tiempo récord.

Es un gustazo que una banda condenada al olvido, y os lo dice uno que los vio en un concierto para media docena de borrachos en el bar de un local de ensayo con unos cuantos discos a las espaldas, demuestre que sigue haciendo lo que le gusta mejor que muchos compañeros de generación, seguramente más centrados en otros quehaceres. The Datsuns han bebido el veneno de la eterna juventud, no sé qué tipo de sangre será el que ofrecen esas cañerías, pero yo no dejaría escapar sus limitadísimas tiradas en vinilo. Corre, que se acaban.

Kiko Vega recomiendaRock

Kiko Vega • junio 1, 2021


Previous Post

Deja una respuesta

Your email address will not be published / Required fields are marked *