Kiko Vega

Ne paniquez pas

Hereditary: la madre muerta

Naces. Creces. Te reproduces. Mueres. Al menos eso nos han hecho creer. Pero estas reglas no se aplican al cine de terror. El cine de terror nace, crece, se adapta y se reproduce. Nuevos tiempos, mismos miedos. Hereditary es un ejemplo perfecto.

1999, rescate en handycam

1999, un par de tarados con mucho morro se van unos días al bosque y consiguen una de las películas de género más influyentes, exitosas y reconocidas del siglo pasado. Allí todo era nuevo y vibrante. Bueno, casi todo, que ya habíamos visto algo de found footage en la deliciosa El príncipe de las tinieblas de John Carpenter.

A partir de ahí, cientos (¿miles, tal vez?) de explotaciones cámara en mano, unas incluso extraordinarias, terribles y anodinas la mayoría, llenaron las salas, los festivales y las estanterías de saldo del planeta.

2013: James Wan devuelve los setenta con las cinematografía del futuro en The Conjuring, logrando la que posiblemente sea su mejor película. Este tobogán del sustaco tiene mucha gracia, pero al no ser más que un juguete construido a base de referencias explícitas, pierde interés con los visionados.

El miedo today

Entre medias y hasta llegar a la película que acaba de ver la luz esta semana, un montón de movimientos, nombres, confirmaciones y falsas esperanzas se han agolpado en el cine de terror, pero hoy toca hablar de la primera película de Ari Aster, un ejemplar tour de force a través de las entrañas de la locura de una familia en apuros. Hereditary incomoda desde el primer fotograma, y es que se abre (no es spoiler, digo yo), con una nota para la que nunca estamos preparados en vida: una necrológica. A las necrológicas, generalmente, se las acompaña de un funeral, y los funerales vienen seguidos de días jodidos. Días jodidos también podría haber sido un buen título para una película con un ritmo marcado por palpitaciones en los oídos. Y esto último lo digo en sentido literal: nunca antes habíamos sido testigos de un hallazgo similar a través del sonido, o de su ausencia, o lo que sea, en una película de terror.

Sería muy sencillo relacionar la película con dos o tres títulos muy concretos, unos más clásicos que otros, para definir el tipo de historia que nos vamos a encontrar, pero eso sería caer muy bajo. En este caso, creo que es mejor hablar de sensaciones, como las que debieron sufrir los perdidos espectadores de títulos de otras épocas, donde no había tiempo de adelantarse a los acontecimientos, que removieron conciencias y marcaron a una generación.

Pesadilla a escala 1:12

Hereditary tiene esa capacidad, porque salva con elegancia (casi) todos los tópicos que uno puede esperar de lo que sea que está viendo, aunque el aficionado más curtido atará cabos más pronto que tarde. Lo bueno es que su director y guionista se siente cómodo durante este envite, probablemente más que David Robert Mitchell en la mucho menos aterradora It Follows. Aquí el miedo se transmite en una simple fotografía, en una sensación de pesadilla constante, de la inquietud pesadillesca originada por la extraña disposición de unos elementos firmes que ahora están descolocados. De unas inocentes miniaturas inanimadas. De un álbum de fotos. De un felpudo o de un invitado.

Lo que no tiene casi ninguna otra competidora al trono de “Mejor peli de terror de la década” es un reparto como el que se maneja aquí, donde cada miembro de la familia brilla con su propia luz. No tengo ni idea de si debemos estar justificando la grandeza o nadería de una película así, lo que sí sé es que debes verla y dejarte llevar para sacar tus propias conclusiones. Con esta película y con cualquier otra. La cuestión es disfrutar pasándolo mal, y aquí uno lo pasa fatal. Misión cumplida, pues.

He decidido no colocar aquí ningún tráiler de la película. Si yo llegué virgen a ella, tú también podrás.

directores en peligro de extncióngente buenaHalloweenKiko Vega recomiendascream queenterror

Kiko Vega • June 23, 2018


Previous Post

Next Post

Leave a Reply

Your email address will not be published / Required fields are marked *