Kiko Vega

Ne paniquez pas

Good Time: jo, qué noche

Cuando llegan los agradecimientos al final de la alucinada epopeya infernal de una noche de los hermanos Safdie, el primer nombre que aparece en la lista es el de Martin Scorsese. ¿Casualidad? No, no. Para nada.

Good Time es la puesta al día del cine callejero del director de After Hours o Bringing Out the Dead en un formato más reducido y mucho más intenso: en primerísimo primer plano.

La agresividad formal con la que Josh y Benny Safdie marcan el terreno narrativo es directamente proporcional al disparo certero con el que ambos responsables aciertan en el terreno psicológico en un thriller rodado con nocturnidad y exquisito gusto sobre la protección y la responsabilidad fraternal y la figura del hermano mayor. Y las balas perdidas.

Un atraco que sale réguler desembocará en una noche a contrarreloj, una noche de esas en las que si algo tiene que salir mal, saldrá mal, donde Robert Pattinson disfruta del descenso a los infiernos (por momentos literal), en busca de una redención que se resiste a llegar para ayudar a su hermano indefenso (Benny Safdie) antes de que sea demasiado tarde. Uno de los aciertos del rumbo de la película es ese constante escarceo con el fantástico, tanto en la atmósfera como en las licencias que llevan a los Safdie a elegir las máscaras del robo o la constante amenaza oculta que se esconde cuando llega la noche.

Poco o nada sabemos de los dos protagonistas, pero en su primera secuencia ya queda claro el camino que nos espera por delante: cine de impacto directo, colorista, agresivo, mordaz y vivo. Muy vivo. Para retratar de esta manera lo muerto que está el mundo es necesario estar muy vivo.

Buena parte de la vitalidad de la película recae en la música de Oneohtrix Point Never, audaz (y un tanto retro) músico experimental tan insultantemente joven como los realizadores de la película. El otro aspecto destacable (y probablemente más importante que ningún otro) es la fotografía granulada y los primeros planos de Sean Price Williams, joven veterano con más de 70 títulos a sus espaldas, que conoce la mugre y sabe retratarla. Juntos hacen que este thriller únicamente cínico en su arriesgada cartelería, sea una de las experiencias más abrasivas e intensas de la temporada. Un no parar de abrirse la cabeza frente al muro que tienes delante mientras intentas esquivar una galería de personajes que jamás debiste sacar de su agujero.

Kiko Vega recomienda

Kiko Vega • September 26, 2017


Previous Post

Next Post

Leave a Reply

Your email address will not be published / Required fields are marked *