Ne paniquez pas

Kiko Vega

1

Deadpool 2: Morir todavía

Dice el refranero que a cada cerdo le llega su San Martín, y si algo es Wade Wilson, además de bocazas, irresponsable y gañán, es precisamente eso: Masacre es un cerdo. Y en Deadpool 2, lo único que quiere nuestro héroe, es morir. Deadpool quiere morir. El ser inmortal creado en un laboratorio canadiense solo desea morir, porque la vida, bueno, la vida no le da demasiadas alegrías.

Ese tema tan atractivo, el del ser inmortal condenado a la vida eterna que solo desea dejar de vivir, es el que tira del carro en la esmerada secuela del éxito sorpresa de hace un par de años. Pero no se queda ahí la cosa, eh, porque ahora tenemos a un nuevo personaje con peso, ese nuevo John Connor (¿o será un T-algo?) que responde al nombre de Cable y al que interpreta Thanos, curiosamente, uno de los puntales más desaprovechados de la película pero que a buen seguro terminaremos por reencontrar más adelante.

Y es que, atención, aquí tenemos a un (anti)héroe que busca la muerte, a un viajero del futuro que tiene que acabar con la vida de un potencial asesino y a un joven con varios problemas bastante serios. Todo ello servido en una peli de cárceles y de asaltos a camiones blindados, envuelto en una entrega de los X-Men. Todo eso, mal repartido pero mezclado con gracia y salero, hacen que Deadpool sea un paso adelante y una saga condenada al éxito. Porque Deadpool 2 no se acaba nunca. El doble de bromas, el doble de sangre y las mejores escenas de acción que el dinero pueda comprar.

Vale que la historia arranca con algo que es recurso fácil (y que no spoilearé) y que puede resultar incluso grosero (al menos en el cargante mundo de la ofensa fácil que nos ha tocado vivir), pero sabe remontar y justificar ese punto de partida gracias al carisma de los implicados y al exquisito gusto de ese ser todopoderoso que es Ryan Reynolds: Deadpool 2 se sostiene, acústica y visualmente en el Take on me de los A-Ha, y con todos los controles de volumen al nivel 11.

No podemos pedir más a una secuela que se siente más fuerte y precisa que la original y que además sabe ir al límite. Si pensabas que Masacre no podría matar a todo el universo que tiene alrededor, espera a ver la mejor secuencia post-créditos de todos los tiempos.

buen rollocomediacomedia romántica de putos locosgente buenajiji jajaKiko Vega recomiendarisasWTF

Kiko Vega • May 17, 2018


Previous Post

Next Post

Comments

  1. Mycroft May 21, 2018 - 11:19 am Reply

    Impaciente por verla

Leave a Reply

Your email address will not be published / Required fields are marked *