Kiko Vega

Ne paniquez pas

De la playa a la cafetería orgánica del paseo: Pacific Daydream de Weezer

A estas alturas no podemos pedir a Weezer que publiquen una obra maestra anual, y tampoco vamos a exigir a una mente tan peculiar como la de Rivers Cuomo, una mente peculiar no muy lejos de entrar en la crisis de los 50, que llene de pedales de distorsión el suelo del estudio de grabación.

Poco más de un año después de aquel macizo de playa pureta con clase que fue su disco blanco, un auténtico paseo marítimo californiano por el lado de la playa, Weezer cambia de acera y cruza a la cafetería llena de productos bio de la calle de enfrente.

A pesar del amago de Mexican Fender, criticado single que a fin de cuentas es el tema más característico del buen hacer de la banda, el tono que marca el disco es el de la guitarra que suena en los discos de los líderes pop de ahora. Las guitarras eléctricas suenan a guitarras eléctricas de divas y divos del pop, algo que a estas alturas no sorprende a nadie: el miércoles pasado Weezer se marcó una versión del Hey Ya de Outkast, un tema fijo en su nuevo repertorio de hits en directo. Esperemos que este sonido apagado a lo Sugar Ray no sea más que un reflejo de la última crisis nerviosa de un Cuomo al que, ojo, no le sienta nada mal entonar de manera épica puentes dorados sobre estrofas mediocres.

Feels Like Summer cumple su cometido de tema puente entre el lado de las olas y el de la infusión relajante y la tarta sin gluten, mientras que Sweet Mary es un buen ejemplo del hilo musical de esa cafetería imaginaria llena de cafés orgánicos y leche artificial de tofu o alguna mierda similar. Get Right presenta tonos 70’s de disco trasnochado disfrazado de algo que parece un paseo en bicicleta con Rivers y un estribillo simpático. Otro de los temas a destacar de un disco, me temo, mucho más “conceptual” de lo que parece a simple vista, algo que nos encontrábamos también en el disco blanco o en Everything Will Be Alright in the End.

Jamás podríamos afirmar con rotundidad que Pacific Daydream sea el peor disco de Weezer, porque son expertos en colocar estratégicamente una serie de himnos en cada uno de sus trabajos más flojos, maniobra que hace que dudes sobre cuál de sus obras debe ocupar ese lugar, pero lo que está claro es que estamos ante algo que debería ser heredero natural de Make Believe y se parece más a una extensión de la edición extendida de un disco rojo o un Raditude. Y son tan bastardos y tan veteranos que a medida que escuchas temas como Beach Boys o Weekend Woman (con ese guiño a The Zombies) te das cuenta de que todavía saben componer temazos. Todo eso no evita lo inevitable: Pacific Daydream es el disco sin gluten de Weezer, pero que me aspen si no son únicos a la hora de no querer hacer plenamente felices a unos fans que creerán en la banda hasta el fin de sus días. A ver lo que tardan en anunciar el próximo y salen del café.

Kiko Vega • October 27, 2017


Previous Post

Next Post

Leave a Reply

Your email address will not be published / Required fields are marked *