Ne paniquez pas

Kiko Vega

Casi famosos

Hace tres años estuvimos a punto de perderlos para siempre. Aquel crudo 24-7 Rock Star Shit sonaba curioso, pero estaba vacío. Las malas ideas de una producción donde repetían con Steve Albini cinco años después del muy superior  In the Belly of the Brazen Bull se apoderaron de las melodías. Aquella crudeza sonaba impostada en una banda que nunca había escondido su amor por lo ratonero. Algo iba mal.