Ne paniquez pas

Kiko Vega

Pobre John McClane

Al inicio de la imparable La Jungla 2: Alerta Roja (Die Hard 2, Renny Harlin, 1990), el bueno de John McClane, que venía de salvar Los Angeles, ve como la grúa se lleva su coche. Y comienza la diversión. Por si fuera poco, vuelva a llegar al lugar equivocado en el momento menos oportuno. Y todo para nuestro disfrute. Aún tendría que regresar a las calles de Nueva York y proteger a sus hijos. Pero es que la segunda era la más violenta de todas. Pura catarsis. La violencia en el cine. Qué guay. Qué risa. Anoche, viernes 13, aterricé en Charles de Gaulle a eso de las 22:50, momento cumbre de la…

Continue Reading

Imbécil inmortal

Madre mía, ya ha pasado más de un cuarto de siglo desde que comíamos, con una antena comprada en el bazar de la esquina y mal apoyada sobre un televisor lleno de interferencias, viendo Búscate la vida. Acabo de terminar la serie (otra vez), ahora con una calidad más que decente -deberías ver mis viejos vhs- y con el clásico doblaje al castellano. ¿Pirata? Bueno, digamos que ahora la serie es de dominio público. El caso es que he disfrutado de ella como siempre, pero por primera vez he observado una brutal diferencia entre sus dos temporadas. Podría decirse que la primera temporada se entraba en la vida de Chris Peterson en el…

Continue Reading

Licencia para turrar

Basta ya, por favor. Entiendo que los productores de la saga del personaje creado por Ian Fleming vean enemigos por todas partes. Ethan Hunt o Jason Bourne son ahora la verdadera amenaza del agente doble cero, pero la saga inmortal, veterana, debería combatir con armas parecidas y no querer jugar a otra cosa que, en realidad, nunca fue su fuerte. No estoy diciendo que vuelvan los gadgets (que también, claro) o los cocodrilos o los rayos láser en la luna, pero sí me gustaría que el desparpajo vuelva a casa. Nunca he sido un fan fatal del personaje. Es más, me cuesta horrores recuperar al primigenio Connery, casi más cerca de Hitchcock…

Continue Reading

L’Amour Fou

Un futuro presente y distópico donde los solteros tendrán cuarenta y cinco días para encontrar pareja o serán transformados en un animal a su elección y soltados en el bosque. Esa es la sinopsis del trabajo más “simple” de Yorgos Lanthimos, aunque en realidad, y como manda la casa, todo en Langosta es muy extraño. Para empezar, es extraño que sea divertida. También es extraño que Colin Farrell parezca un viejo imbécil, y resulta más extraño aún que el galán irlandés se transforme en un adorable, conmovedor y abrazable pobre diablo. Es extraño que resulte emocionante, intrigante, aterradora y triste. Lo más extraño de todo, al final, es que la película más…

Continue Reading