Ne paniquez pas

Kiko Vega

10 pelis para un año: The Disaster Artist, de James Franco

Vamos a ver: me gusta The Room. Me apasiona The Room. Me vuelve loco. No es que me ría de ella: la disfruto. Podría verla cada fin de semana y seguiría sorprendiéndome con la cantidad de decisiones equivocadas que se tomaron en ese rodaje por parte de Tommy Wiseau y todos los que le rodeaban. A esos los entiendo, Tommy tenía pasta y los cheques tenían fondos.

Michael H. Weber y Scott Neustadter aparcan la ramplonería para adaptar de manera brillante el tierno relato en primera persona que narraba Greg Sestero en el libro.
El reparto consigue que nos olvidemos de los actores que los interpretan para encariñarnos con los personajes que reinventan. The Disaster Artist es el making of de una amistad a prueba de reviews.

James Franco pone las cámaras donde tienen que estar, todas, y sabe dotar de ritmo a su narración, que a pesar de responder a los patrones del indie y del mumblecore, luce casi como un lujoso biopic sobre el glamour de Hollywood.

La peli consigue acercarnos aún más a la visión de Wiseau a pesar de la capa de dulzura e impostura que provoca la magia del cine. Una película necesaria a la que lo único que le pediría es que en su versión doméstica incluya The Room rodada por estos magos del humor.

buen rolloclásicos vivoscomediadirectores en peligro de extncióngente buenahollywoodjiji jajaKiko Vega recomiendarisasWTF

Kiko Vega • December 31, 2017


Previous Post

Next Post

Leave a Reply

Your email address will not be published / Required fields are marked *